Directora Ejecutiva

roxanadeperezSendas para la Mujer nació en mi corazón a través de reconocer mis propias luchas como mujer.  Muchas mujeres sufren de violencia de género, negligencia, abandono, y experimentan vacios profundos en sus vidas que les impiden vivir una vida plena, llevandolas a tomar malas decisiones en sus vidas. Es por eso que Sendas para la Mujer, se constituyó en una Asociación sin fines de lucro,Asociación Déjame Ayudarte,  con el propósito de ayudar a más mujeres a recuperar su identidad y su verdadero SER. Nuestra misión es empoderar y restaurar mujeres a través de nuestro centro de Atención a Víctimas de Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual en el cual brindamos terapias especializadas de forma individual y grupal. Además, brindamos talleres de Artes Expresivas para empresas e instituciones para el Autocuidado de las personas, ofrecemos charlas  de prevención de violencia,  reducción de estrés y otras. Ofrecemos prevención y eduación a las mujeres a través de la Revista Sendas para la Mujer y por medio de seminarios, talleres, grupos de autoayuda y formación integral.

Trabajamos con y para las mujeres pues ellas son el eje de la familia y por consiguiente de la sociedad, por ello nuestra misión es restaurarla y empoderarla.

Nosotros como Sendas hemos sido testigos de lo difícil que es ser mujer en nuestra sociedad. Durante 18 años, el equipo de Sendas y sus colaboradores hemos trabajado arduamente para empoderar y dar valor a las mujeres según los principios de Dios para que podamos ser libres de la opresión de la violencia que se ejerce contra nosotras. Además, hacemos un esfuerzo para que las mujeres conozcamos no solo nuestro valor, sino nuestros derechos y lograr con éxito todo lo que nos propongamos.

La violencia de género es una situación cultural que experimentamos todas las mujeres pero es nuestra responsabilidad erradicarla a través de la educación, de transformar el machismo como parte de la aceptación social y detener los abusos que se cometen en contra de las mujeres.

Cambiar implica un largo proceso que inicia en el corazón de cada mujer. A través de su sanidad, cambiar creencias erradas por las correctas y su empoderamiento cada mujer se convierte en un eje de cambio esencial en su familia, comunidad, sociedad y por consiguiente en su nación.