Viernes, 18 Julio 2014 21:31

Estrés: un enemigo sutil

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Un típico lunes puede sonarle algo como esto:

Se despierta, levanta a los niños, se baña, desayuna caminando o arreglándose frente al espejo, apurando niños, arreglando loncheras y finalmente sale a prisa como de costumbre porque se le hizo tarde. En el camino a su trabajo se le atraviesa un bus y usted hace sus mejores maniobras ante el volante para esquivarse el golpe. Aprovecha el tiempo del semáforo en rojo para maquillarse un poco, cuando se sobresalta al sonido del estruendo de varios carros pitándole para que se ponga en marcha, se le cae el lápiz labial sobre el asiento del carro, por tratar de encontrarlo casi choca con el auto de al lado, al fin decide dejarlo allí.

 

A los minutos le suena el celular que lleva en su cartera y con una mano al volante y otra en su cartera comienza la inalcanzable tarea de encontrar su celular. Finalmente lo encuentra y deja de sonar. ¿Quién habrá sido? ¿Habrá sido una emergencia? Su nivel de estrés va en ascenso. Finalmente, llega a su trabajo y encuentra a su jefe en la entrada del edificio, se le queda viendo y voltea a ver el reloj sin ningún comentario. En eso recuerda que hoy es el último día para pagar el teléfono y dejó el recibo en casa.... la mañana apenas está comenzando y Ud. comienza a pensar cómo puede ordenar su día para llevar a cabo todas las cosas que tiene que hacer.

¿Se siente identificada? ¿Se parece este relato a sus mañanas? ¿Será que se siente agobiada y afligida constantemente por el diario vivir? ¿Se siente que el día no le alcanza? Puede que se encuentre sufriendo de estrés. Estrés es la reacción que tiene el organismo ante cualquier demanda, es un estado de fuerte tensión fisiológica o psicológica. El diccionario define el ‘Stress’ como ‘Agotamiento físico general producido por un estado nervioso, conjunto de alteraciones que aparece en el organismo al estar éste sometido a una agresión simplemente física (traumatismo), patológica (enfermedad) o psíquica.’ (Diccionario Larousse)

El estrés se ha convertido en un enemigo sutil en nuestra sociedad, la Asociación Americana de Psicología afirma que el 43% de los adultos sufren de él. El estrés no es algo nuevo ya que Marta sufría de él en los tiempos de Jesús, solo que El lo define en dos palabras ‘afán y turbación’Lucas 10:41 * Cuando Jesús exhorta a Marta le dice que está afanada y turbada con muchas cosas. Lo que le quiso decir es que estaba trabajando en exceso y que eso le causaba inquietud, confusión y desorden en su vida, además la notó indecisa por seguirlo a El. Su afán no le permitía recibir las bendiciones que El quería darle en ese momento.

El estrés no sólo nos aparta de nuestra comunión con Dios y nos impide recibir Sus bendiciones, sino también, el estrés (stress) que se mantiene por largos períodos de tiempo se convierte en aflicción o angustia (distress), lo cual conlleva a la ansiedad y la depresión. Ante cualquier situación de estrés, todo nuestro cuerpo responde; el sistema nervioso, el cerebro, el aparato digestivo, el sistema cardiovascular, el metabolismo y el sistema inmunológico. Por lo que podemos llegar a la conclusión que el estrés es el comienzo de una serie de enfermedades físicas y mentales. El estrés afecta nuestro sistema inmunológico causando enfermedades físicas como fatiga, dolores de cabeza, insomnio, tensión, problemas gastrointestinales y problemas del corazón. Según un estudio publicado en ‘Psychosomatic Medicine’ los soldados que combatieron en Vietnam, que sufrieron un estrés postraumático tienen un 50% a 150% más de riesgo de padecer problemas graves de circulación, digestivos, muscloesqueléticos, respiratorios, e infecciosos que aquellos que no sufrieron estrés postraumático.

Las personas que trabajan no son los únicos que tienen que enfrentar las demandas de un mundo que está en constante cambio. Las madres de familia, esposas, estudiantes, las jóvenes, todas estamos expuestas a un mundo de exigencias, de materialismo, de violencia, que nos envuelve en los afanes creados por una sociedad de consumo, de presión, incertidumbre y de competencia. En América, los medicamentos para la depresión y la ansiedad se ha convertido en los medicamentos más recetados debido a la cantidad de personas que se sienten incapaces de manejar el estrés en sus vidas. A diario tenemos que enfrentar diferentes clases de tensión. Demandas financieras, el poco tiempo para comunicarse con el cónyuge, problemas con los hijos, conflictos en el trabajo, situaciones de crisis, y el vivir en la incertidumbre en cuanto a la violencia en nuestros países son factores que contribuyen a que las personas se sientas estresadas. Cuantos de nosotros no nos hemos formulado estas preguntas en alguna ocasión. ¿Cómo voy a pagar el colegio de los niños? ¿Cómo voy a pagar mis deudas? ¿Que tal si me secuestran o a algún miembro de mi familia? ¿Que pasaría si tuviera un accidente? ¿Que haría si me asaltaran o alguno de mis hijos o a mi esposo? ¿Qué haría si me enfermara? Todas estas preguntas son una realidad para muchas personas que vivimos en el mudo de hoy.

Pero ¿Sabe que? Hay solución para el ESTRES!!! La palabra de Dios dice: ‘La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.’ Juan 14:27 Estas palabras las dijo el mismo Jesús, sabiendo que en el mundo íbamos a tener angustias, aflicciones y problemas, pero El ya venció al mundo. ¿Sabes por qué tememos y caemos en ansiedad y estrés? Porque no hemos atendido el llamado de Dios de apartarnos del mundo. Muchas no hemos llegado a comprender que para apartarnos de las corrientes del mundo debemos vivir una vida dependiendo de Dios. Unicamente de esta forma podremos vivir un un evangelio de poder, de victoria, de justicia, de gozo y de paz. Nos hemos vuelto cristianas “light“, creyéndole más a las circunstancias que nos rodean que al Dios todopoderosos quien creo los cielos y la tierra. Al hacer esto, invitamos al estrés a nuestras vidas permitiendo que nuestra vida física, emocional, mental y espiritual sea afectada en gran manera.

Recuerde que somos llamadas a caminar según la palabra de Dios, a seguir los principios que El nos dejó para poder ser mujeres que vivimos en el mundo pero que no nos contaminamos.

La estrategia de Satanás en estos días es mantenernos ocupadas. Mientras estemos ocupadas con miles de actividades no tenemos tiempo para buscar a Dios en la intimidad y de esta manera no conocemos quien es El, su amor, sus estrategias para nuestra vida, etc. El estrés afecta todo, su matrimonio, su relación con sus hijos, su carácter y hasta su apariencia. La tarea de la mujer en este siglo es mas abrumadora que nunca, y por ello vemos mujeres trabajando hasta tarde; cuidando niños, tratando de ser esposas, hijas, madres, amas de casa, amiga y algunas hasta servidoras de la iglesia. Haga un alto en su vida y dígale NO al mundo, no acepte la mala calidad de vida que el mundo le ofrece, vuélvase a Cristo que El la hará descansar y enderezara su camino y le mostrara cosas grandes que usted no conoce. La paz de Dios no puede ser imitada y las cosas para Dios se resuelven en formas diferentes a las que el mundo nos ha enseñado. Efesios 4:6-9 nos explica como hacerlo: ”preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender, y esta paz cuidara sus corazones y sus pensamientos…”

¿Cómo va a lograr ser libre del estrés?

Como somos seres tripartitos: Espíritu, Alma y Cuerpo, debemos atacar el estrés en tres partes:

ESPIRITU

(Tu espíritu se relaciona directamente con Dios)

1-Orando -Preséntele su preocupación o situación, su agenda, su enfermedad, su matrimonio, su trabajo, sus hijos, sus padres, sus estudios, sus enemigos y cuanta cosa le tenga turbada.

2-Pedir – Pídale a Dios específicamente por su situación. Si está pasando por un problema económico, pídale dinero y guianza para saber la razón por la cual está en ese problema. Si Esta enferma pida salud. Si desea descansar pídale unas vacaciones. El es su padre celestial y está dispuesto a concederte sus peticiones. Debemos pedir con guianza y sabiduría para que nuestra oraciones sean escuchadas, no pódenos pedir egoístamente.

3- Dar Gracias- La acción de dar gracias es lo que más agrada a Dios. Diariamente debemos darle gracias por nuestra vida, que podemos respirar, por nuestra familia, nuestro alimento, por que le ha dado la vista y pude leer este artículo, en fin hay tantas cosas por las que hay que estar agradecidos con Dios. El simple hecho que nos haya escogido para conocerle y tomarnos por hijas me parece una razón por la cual habría que agradecerle cada mañana.

ALMA

(Tu voluntad, sentimientos emociones)

1-Renovar la mente Nuestra mente y nuestros pensamientos deben estar siempre sujetos a la mente de Cristo, a su palabra porque…..nosotros tenemos la mente de Cristo 1 Co.2:16 todo estrés comienza en un pensamiento, toda acción fue un pensamiento. De nuestros pensamientos depende la actitud con la que enfrentamos la vida. La única forma en que vanos a poder conocer a Dios y su plan es renovando nuestra mente. Romanos12:2 no lo podría explicar mejor, dice:” Y no os conforméis a este siglo, mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. No contemple pensamientos que le producen estrés, sino más bien siga el consejo de Pablo: “por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza en esto pensad…. Y el Dios de paz estará con vosotros. Filipenses 4:8

2 –Guardar nuestros corazones Debemos cuidar nuestro corazón porque “engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso. ¿Quién lo conocerá?” Jer.17:9 Muchas veces creemos que somos buenos porque no le hacemos mal a nadie, pero guardamos malos sentimientos, amargura y resentimientos. Con un corazón duro no podemos amar a Dios, al prójimo ni a nosotras mismas. Obedezcamos a Dios y su palabra de lo contrario el estrés en su vida puede llevarle a desarrollar actitudes negativas como enojo, depresión, irritabilidad, negativismo, cinismo, amargura. Esto es totalmente lo contrario a lo que la palabra de Dios nos manda que es dar fruto. Gálatas 5:22

Si renovar su mente y guardar su corazón le parecen una difícil tarea de realizar, no se preocupe porque Dios dice en su palabra que cuando oremos, pidamos y demos gracia a Él, entonces su paz cuidara nuestros corazones y nuestros pensamientos.

(Cuerpo físico)

1 -Ordene su agenda - Si usted se está llenando su agenda de cosas que Ud. misma ha decidido hacer sin consultar con Dios entonces se verá obligada a estar presionada por la cantidad de actividades. Revise constantemente su visión y sus metas y póngase de acuerdo con Dios para alcanzarlas porque cuando Dios aprueba de lo que hacemos, El se encarga de darnos fuerza para seguir adelante.

2-Alimentacionó - Es importante que cuando se siente a ingerir los alimentos lo haga de forma relajada y que coma muy despacio, masticando los alimentos de 20 a 30 veces. Esto ayudara considerablemente a su digestión. El estrés puede llevarla a comer mucho a causa de la ansiedad, no solo aumentará de peso sino que probablemente está teniendo problemas digestivos que a través del tiempo se puede convertir en algo serio.

3-Relajese - Debemos aprender a reposar, a respirar profundo para oxigenar mejor nuestro cuerpo, a detenernos para ver las estrellas, los arboles; aprender a estar tranquilos y disfrutar del silencio como lo dice el Salmo 46:10 “Estad quietos y conoced que soy yo Dios” Busque un hobby donde pueda distraerse y disfrutar a la vez. Medite en la palabra de Dios y busque tiempo para orar, Dios dice “Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os hare descasar” Mateo 11:28.

No hay nada más refrescante y relajante que estar delante de la presencia del Señor, eso verdaderamente mueve renueva nuestras fuerzas.

4- Ejercicios –Se ha comprobado que 30 minutos diarios de ejercicio ayudan de forma significativo as a reducir los efectos negativos del estrés.

Visto 329 veces Modificado por última vez en Miércoles, 08 Noviembre 2017 01:41
Roxana Perez

Soy una mujer apasionada y determinada. Cuando me propongo algo lo logro aunque me cueste, esto podría ser una fortaleza para lograr muchas cosas a nivel ministerial pero también una debilidad a nivel relacional. Así es una área en la que he aprendido o mas bien estoy aprendiendo a mantener el balance y saber que todo sucede en el tiempo y con la armonía de Dios.

www.sendasparalamujer.org

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Directora Ejecutiva

roxanadeperezSendas para la Mujer nació en mi corazón a través de reconocer mis propias luchas como mujer, de ver mujeres sufrir a mí alrededor y otras simplemente vivir sin una visión de vida. Gracias a los éxitos y a las vidas trasformadas por Sendas para la Mujer, nos constituimos en Asociación Déjame Ayudarte, una organización sin fines de lucro, con el propósito de ser influencia en nuestra nación e impactar la vida de las mujeres a través de seminarios, talleres, consejería individual, grupos de autoayuda y formación integral. Trabajamos con y para las mujeres pues ellas son el eje de la familia y por consiguiente de la sociedad, por ello nuestra misión es restaurarla y empoderarla.

Leer más...

Buscar en el Blog

© 2017 Sendas para la Mujer. Todos los Derechos Reservados.